Arezzo

Home  /  Itinerari e luogi @es  /  Current Page

El centro histórico regala largos sorbos de tiempos pasados, despliega ángulos de un encanto irrepetible, y corresponde a lo que se define entre los siglos XII y XIII. En lo alto de la espectacular Plaza Mayor y desde el perímetro trapezoidal y sobre un terreno muy inclinado, Giorgio Vasari dejó en el imponente Palacio de los Logge (1573-1595) un limpio ejemplo de la arquitectura manierista toscana. Da la sensación de escalar la pendiente de la plaza en la parte trasera de la parroquia de Santa María (siglo XII), extraordinario e inigualable edificio románico. Su fachada se desarrolla en tres galerías superpuestas, para un total de 68 columnas de capiteles decorados de diversas maneras, y del 1330 es el campanario llamado “de los cien agujeros” a causa de las 80 aperturas en su superficie. En la capilla mayor del ábside está enterrado Vasari, y domina el altar mayor el famoso políptico de Pietro Lorenzetti, probablemente la obra más antigua conocida del pintor (1320). Para la Catedral de S. Donato (iniciada en 1277) Piero della Francesca en 1459 realizó el fresco de Santa María Magdalena, pero el documento más completo de su obra se encuentra en la severa iglesia de San Francisco (1290-1377), donde reflejó las Historias de la Cruz entre 1452 y 1464, incluyendo el Sueño de Constantino (1457-1458), primera escena nocturna del Renacimiento. No lejos se encuentra la casa de Vasari (ahora un museo y ejemplo de casa de un artista del manierismo italiano, donde Vasari trabajó tanto de arquitecto como de pintor) y el Museo de Arte Medieval y Moderno, una valiosa colección que exhibe las estaciones artísticas de la ciudad desde el siglo XIII hasta el siglo XVI.