Itinerarios Espirituales

Home  /  Itinerari e luogi @es  /  Current Page

Toscana y Umbría son particiones políticas modernas: al principio todo era uno bajo los Etruscos (Perugia, Chiusi, San Quirico), luego el dominio feudal Longobardo ha plasmado en esta región el carácter y su historia. Hoy, liberados por siempre de la dominación papal, los Toscanos os muestran un pasado espiritual que fascina, y que constituye un modelo histórico liberal para visitar con interés a partir de las huellas monumentales que desde Casa Lemmi B&B pueden buscar e interpretar.
Para localizar y meditar las huellas esotéricas del pasado, primero etrusco, a continuación, luego romano, normado.

En busca del sueño eterno de los Etruscos:
AREZZO

Los hallazgos del bello Museo Arqueológico G.C. Mecenas (ubicado en lo que fue un convento Olivetano a su vez construido sobre un anfiteatro romano) confirman la importancia dada al centro en época etrusca. En un período que va desde la prehistoria hasta la época romana, destaca la colección de vasos coralinos, producción exclusivamente de Arezzo, y los de Euphronios y Meidias, obras maestras de la cerámica ática.

CETONA

Desde hace 40 mil años, la colina de Cetona acoge presencia humana (pero los restos de la cultura musteriense se remontan a 80.000 años antes), e igualmente de precoz es la época del asentamiento etrusco que la acupó. En todo el macizo de la montaña, las grutas de origen remoto hienden sugerentemente el presente.

CHIUSI

La antigua ciudad de origen Villanoviano desde el 525 A.C. vivió una gran expansión territorial durante el reinado del legendario Lucumone Porsena, que permanece en la actualidad como uno de los más grandes arcanos etruscos por los acontecimientos históricos curiosos y personales que aún no están claros. Esta tierra es una cantera a cielo abierto: por el continuo descubrimiento de tumbas (notables y raros los legados pictoricos encontrados en su interior), y conserva uno de los más importantes museos arqueológicos de Italia.

MONTALCINO

Se revive aquí en el Museo Arqueológico, la génesis del territorio, que desde el Neolítico pasando por la edad de bronce, alcanza la colonización romana. Las huellas de la época etrusca han sorprendido a la investigación, que desde el 1993, trabaja en un hallazgo único.
MURLO
El antiguo pueblo de aquí no sólo es recordado por el esplendor de los hallazgos, sino también por los habitantes actuales: se está en fase de estudiar sus ADNs, que se supone que ha permanecido casi sin cambios respecto al de sus progenitores

PERUGIA

Roma estaba en sus albores cuando Perugia presentabaa poderosas murallas etruscas (siglo III-II A.C.) abiertas por siete puertas. Fue precoz en la recepción de la escritura y floreciente su producción artística, como lo demuestran los refinados ajuares funerarios del Museo Arqueológico Nacional de la Umbría. El suelo del centro esconde el pozo etrusco, sugerente espejo de agua de dimensiones excepcionales.

ROSELLE

Retamas y cruces iluminan los bellos arbustos que rodean la gran excavación de la ciudad abandonada desde hace casi dos mil años, que con los etruscos llegó a su máxima expansión en el siglo quinto A.C. Es un raro documento de las diversas fases habitables de un centro de la antigua Etruria.

SIENA

En dos salas del Hospital de Santa María della Scala, las importantes colecciones del Antiquarium y una sección topográfica muestran un material tan heterogéneo como precioso para explicar el origen de los centros del suelo sienés. Aquí están dispuestos los revestimientos de barro cocido de la Regia di Murlo y la colección Bucelli.

SOVANA

La presencia humana se remonta a la época arcaica, pero los restos más rosprendentes son las bellísimas e imponentes necrópolis rupestres (siglo III A.C.), con tallas e incisiones de apreciable hechura, extendidas a lo largo de todo el distrito de la ciudad.

VETULONIA

Lo que supuestamente es uno de los primeros asentamientos etruscos fue la capital de un dominio que ocupaba las islas frente a la costa de la Toscana meridional y territorios hasta Massa Marittima. De la vasta necrópolis sorprenden las insólitas extensiones de las tumbas de época villanoviana y etrusca.

El Camino de los Templarios:

ABADÍA DE SAN GALGANO

La construción cistercense tenía a Bernado de Claraval como jefe religioso, propugnador de la cruzada y guía espiritual de los Caballeros Templarios. En los parajes, los caminos conducían al embarque tirreno hacia Jerusalén y la Vía Francigena. El propósito de la constucción, perpetuar la voluntad de San Galgano. ¿Había otra base Templaria, oculta por la función de lugar de culto?

CHIUSDINO

La espada en la roca, la pequeña iglesia de San Galgano, el Monte Siepi: cada elemento conjuntamente a la historia de Galgano Guidotti, un caballero muerto en 1181, habla de asuntos de narcóticos (¿y por qué no de primogenitura?) con las leyendas de la Mesa Redonda y de losTemplarios.
ERMITA DE PIENZA

Yace sobre una loma de toba el documento arquitectónico más misterioso del Valle d’Orcia. Los escritos no informan de la datación de los túneles y los cantos oscuros serpentean alrededor de una pequeña capilla, bajo su vertiente sobresale la cruz templaria. Se nos dice, sin embargo, que hasta 1768 albergó ermitaños.

MORADA DE PERUGIA

Los Templarios dominan la historia de la pequeña ciudad con un poderoso testimonio del poder adquirido por la Orden en este territorio. Lo que nació en el siglo XII como lugar de acogida para los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela fue trasformado en siglos posterioroes en una coriácea fortaleza, entre las más bellas de la Umbría, y que hoy pertenece a los Caballeros de Malta.

MORADA DE POGGIBONSI

Sobre la arteria que desde Siena conducía al mar Tirreno, el puerto toscano hacia Tierra Santa y el Santo Sepulcro, no quedan sólo los testimonios de un relevante lugar templario, sino también la continuación de un pasado suntuoso, celebrado en la realidad de la comunidad que ahora vive observando la Regla de la Orden de los Templarios.

PARROQUIA DE SANTA MARIA DE LA ESPINA

Ambiguas trazas en la piedra son tal vez el único rastro de la Orden que permanece en Monticchiello, que de la jusrisdicción de la Abadía de san Salvador con una donación pontificia, pasó a los Caballeros Teutónicos, en virtud de los méritos reconocidos en las cruzadas.

SAN BEVIGNATE

Coeficientes constructivos y decorativos se funden en un específico programa simbólico en la iglesia del complejo de San Bevignate, donde una pequeñísima cripta (80 cm de alto y 225 cm de ancho) de 1608 protege los restos de San Bevignate, que durante su vida de eremita en el lugar habría abierto una de los pozos ubicados en la parte posterior del altar.