Las Aquas de Priscilla

Home  /  Centro Benessere @es  /  Current Page

En las antiguas bodegas de Casa Lemmi se alza, en lo que en el pasado fueron probablemente las ruinas de una antigua villa romana y su sistema de calefacción original, lo que se ha convertido en una Piscina Mágica “llamada Priscilla” ya que es muy antigua (del latín Prisca: Muy antigua): un precioso espacio iniciático delimitado a disposición de quienes buscan encontrar la armonía interior, un estado de reposo, de paz y relajación a través del uso global del agua, la luz, el color y la música. De ahí el término “aguas” en plural porque el color del agua cambia, el agua cada vez es diferente, la música se mezcla con el color y cambia de tono e inspiración, además de estos artificios, con la ayuda del calor se induce a una languidez y una alegría interior que tienen que probarse para ser creído. Por estas razones se recomienda la inmersión antes de las comidas, porque incluso después de ir a la piscina es muy fuerte el deseo de descansar, de recibir un masaje y de poder hacer un ligero aperitivo. El fundamento de esta “misión” hace referencia a la cosmología de Pitágoras, que basaba -como es conocido- el origen del universo sobre cuatro elementos básicos: Fuego, Aire, Tierra y Agua En el centro del universo está puesto el Fuego, el principio de la vida y de la animación cósmica, entorno al cual giran la Tierra, la Luna, los Planetas, el Sol y el Cielo de las estrellas fijas. Los movimientos celestes son eternos, porque en ellos, por su circularidad, el principio y el final se enlazan. Así como el Alma tiene una serie de retornos periódicos, también el Cuerpo puede, en contacto con el agua, elemento primordial, encontrar la armonía de los ciclos universales. De esta antigua intuición, nació la filosofía de crear Priscilla porque en ella se funden, en la persona que sigue su propio sentido, estos elementos: el fuego se da por el color siempre cambiante, el aire viene dado por la música cuando se armoniza con los demás elementos, la tierra está dada por la persona que de ésta nace y a ella siempre retorna; el agua es el elemento básico en el que uno se abandona entre los brazos de Priscilla, por medio del hidromasaje y la exposición hídrica, la música en el agua, descenso guiado en la cueva inferior. Priscilla se presta para ser usada en verano -iluminada por cinco ventanas que dan al jardín y hacen entrar el sol – y en otoño e invierno, ya que está siempre caliente, con sorprendentes efectos ópticos también durante las largas noches de invierno. Es de hecho posible recorrer caminos ya previstos, o proponer directamente su propia música, al utilizar su propio reproductor de mp3.
De septiembre a julio el agua de la Piscina Mágica está a 31° C. El pH es normalmente 7,4 y la pureza del agua y el contenido en cloro se proporciona por medio de la electrolisis con sal (NaCl). El acceso a Priscilla comporta un suplemento en el precio de la habitación. El uso de la Piscina es exclusivamente una hora y se requiere una reserva con antelación. El acceso implica el uso de toallas / albornoces, zapatillas y gorro que se puede proporcionar en el lugar. El acceso a la Piscina sólo está permitido aceptando el Reglamento.